Dia 5 Lagos Imichil y Gruta de Akhiam

Día 5: Lagos de Imichil
Distancia: 30 kms
Tiempo de Pedaleo: 1 h 55 min. Velocidad Media: 15.6 Kms/h
Velocidad Máxima 55 Km/h
Desnivel acumulado: 300 metros

Con la paliza que nos hemos pegado en los últimos días hoy toca una ruta tranquila. Así que ni siquiera madrugamos, desayunamos y gastamos las reservas del depósito de agua de Zaid limpiando las bicis. Sólo a nosotros se nos ocurre limpiar las bicis junto a los muros de adobe, un poco más y le desmontamos la casa.

Empezamos por carretera y en a penas unos kms llegamos al primer lago. La vedad es que la zona es muy bonita, un gran lago azul a más de 2.000 mtrs en un entorno de montañas que por la altura que estamos no parecen las moles que en realidad son. Bordeamos el lago haciendo fotos y continuamos por carretera una pequeña subida hasta que nos desviamos por una pista buscando el segundo lago. Sorprendentemente esta zona árida es la que más me sorprendió, en medio de la nada, inmensas llanuras, poblados nómadas y al final, un inmenso lago rodeado de montañas. El sitio perfecto para la contemplación y meditación.

Os podréis imaginar como estaba el agua en un lago a 2.200 mtrs, congelada, pero bueno ya que estábamos allí no podíamos desaprovechar la oportunidad y ala! todos al agua, nosotros y el pequeño Karim. No hubo manera esta mañana de dejarlo en casa y claro cuando el niño salto al agua de golpe, al agua helada, la cara que puso de la impresión era para grabarla, salió corriendo y luego no había manera de que volviese a entrar.

http://www.youtube.com/watch?v=5v-ZHALomL0&feature=related

http://www.youtube.com/user/rcd0730#play/uploads/6/3v34yEZa188

Muy curioso fue como, en uno de los poblados de camino al lago, una niña a lo lejos nos miraba pero no se acercaba. Cuando le ofrecimos una chocolatina, la niña por gesto nos decía que la dejásemos en el suelo. Cuando la dejamos y nos alejamos, la niña corrió y lo cogió, parecía un animalillo asustado, que cosas, es raro pero quizás haya tenido una mala experiencia con algún turista.

Vuelta rápida por un cañón muy bonito, con un colorcillo rojo me recuerda algo, sólo falta que el río fuese también rojo para estar en casa, y a casa de Zaid a comernos un pollito con patatas.

Tras la comida ,venía la excursión prometida: Las cuevas de Akhiam. Estaban a unos 40Kms pero tardamos más de una hora en el 4x4. Primero por una carretera en obra como tantas otras, y después por un carril que puso a prueba mis riñones. Bastante pesado pero cuando llegamos se nos olvidó el viaje enseguida, el sitio era espectacular. Zaid lo describió bastante bien: Pero os creéis que os iba a meter esa paliza de coche para ver cualquier cosa?? Estábamos en el fondo de un impresionante cañón que fuimos subiendo poco a poco a través de un camino construido por los habitantes de la zona, que todavía no me explico como llevarían hasta allí los materiales.

Seguíamos el curso de un riachuelo, hasta su nacimiento en la parte más alta, unas preciosas cataratas y justo sobre éstas la entrada a la cueva. Las vistas desde arriba eran increíbles, se veían los 4x4 al fondo del cañón. Con nuestras linternas empezamos a recorrer la galería principal. Según vimos luego en un bar donde había un esquema, tiene unos 500 mtrs explorado, pero nosotros sólo recorrimos las primeras cámaras. Aquello era un laberinto, el sueño de un expeleologo. Teníamos que arrastrarnos por el suelo para ir de cámara en cámara, con las linternas veíamos las estalactitas, estalacmitas increíbles. Lo más sorprendente eran las pasarelas y escaleras que habían construido dentro, pero cómo lo han hecho??.


Muy contentos de haber hecho la excursión, volvimos a casa de Zaid, donde nos esperaba otra sorpresa. Mientras Marga se quedaba en casa duchándose tranquila, el resto (los hombres) fuimos a ducharnos al Haman: ducha y masaje. Nos esperábamos algo parecido a los Spa que hay en España, íbamos super contentos, pero cuando llegamos flipamos. Hay que entender que estamos en un pueblo perdido de Marruecos, así que os podéis imaginar, lo más surrealista es que el señor que nos acompañó, completamente enchaquetado, nos llevó a la última sala, una sauna que os podéis imaginar, se quedó en calzoncillos y cogió a Carlos lo tumbó en el suelo y le hizo un masaje. Viendo que nadie se iba a tumbar en ese suelo, poco a poco nos fuimos yendo sin que se diera cuenta, mientras ese hombre seguía pegándole una paliza a Carlos... Luego nos llevamos todo el viaje riéndonos de la situación... Quizás la mayoría de los que leéis esto si entráis allí salís corriendo, pero hay que pensar donde estábamos y que todo lo que hacían lo hacían para hacernos sentir lo mejor posible, así que todos nos lo acabamos tomando como una experiencia muy positiva... a no ser que Carlos diga lo contrario, que sólo pensaba allí tumbado con ese hombre en calzoncillos encima... mamones no me dejéis solo!!!!!

4 comentarios:

José Antonio Cuberos dijo...

Bonito día salvo lo del hombre en calzoncillos encima.

Yo también me hubiera ido.

Sigo esperando esos días que quedan.

carles dijo...

Efectivamente Ruben la frase literal fue:Cabrones no os vayais y no me dejeis aqui solo con el masajista en calzoncillos encima de mi espalda.

De nada sirvio mi suplica porque mientras mi mejilla derecha se aplastaba contra el suelo,vi como os escaqueabais de uno en uno,si no llego a ser el primero,hago lo mismo.

Ruben y Marga dijo...

hola carlos!!

oye, a ver si nos pasáis las fotos, o las pones en el picassa!!!!

carles dijo...

Hola pareja,como estais?
He esperado a que Pedro abriese la carpeta en internet, donde como el mismo dijo, se podrian colgar todas las fotos con previo codigo de acceso,pero si en unos dias no lo hace,las colgare en picassa.